5 no crecían en ella plantas salvajes ni grano porque el Señor
Dios aún no había enviado lluvia para regar la tierra, ni había personas que la cultivaran.