18 Pues el Señor
había hecho que todas las mujeres quedaran estériles debido a lo que pasó con Sara, la esposa de Abraham.