29 El carcelero pidió una luz y corrió al calabozo y cayó temblando ante Pablo y Silas.