28 pero Pablo le gritó: «¡Detente! ¡No te mates! ¡Estamos todos aquí!».