30 Después los sacó y les preguntó:
—Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?