23 »Oh, que mis palabras fueran grabadas;
oh, que quedaran escritas en un monumento,