25 »Pero en cuanto a mí, sé que mi Redentor vive,
y un día por fin estará sobre la tierra.