2 Escucha con atención el estruendo de la voz de Dios
cuando retumba de su boca.