4 Después llega el rugido del trueno,
la tremenda voz de su majestad;
él no la retiene cuando habla.