27 El hierro no es más que paja para esa criatura,
y el bronce, madera podrida.