28 Las flechas no lo hacen huir;
las piedras tiradas con honda son como trocitos de hierba.