29 Pase lo que pase, seré declarado culpable;
entonces, ¿para qué seguir luchando?