4 Cuando el ángel del Señor
terminó de hablar a los israelitas, el pueblo lloró a gritos.