22 Luego los cascos de los caballos martillaron el suelo:
el galope resonante de los poderosos corceles de Sísara.