23 “Que sean malditos los habitantes de Meroz —dijo el ángel del Señor
—.
Que sean completamente malditos,
porque no vinieron para ayudar al Señor
,
para ayudar al Señor
contra los poderosos guerreros”.