19 Hijo mío, presta atención y sé sabio:
mantén tu corazón en el camino recto.