18 Silencia sus labios mentirosos,
esos labios orgullosos y arrogantes que acusan al justo.