4 Un río trae gozo a la ciudad de nuestro Dios,
el hogar sagrado del Altísimo.