2 Por lo tanto, no temeremos cuando vengan terremotos
y las montañas se derrumben en el mar.