5 Dios habita en esa ciudad; no puede ser destruida;
en cuanto despunte el día, Dios la protegerá.