5 Oh Dios, tú sabes lo necio que soy;
de ti no puedo ocultar mis pecados.