44 Pues él convirtió los ríos en sangre,
para que nadie pudiera beber de los arroyos.