3 Aquel mismo día el hombre de Dios ofreció una señal: «Esta es la señal que el SEÑOR les da: ¡El altar será derribado, y las cenizas se esparcirán!»