2 Por eso mandó traer a una mujer muy astuta, la cual vivía en Tecoa, y le dijo:—Quiero que te vistas de luto, y que no te eches perfume, sino que finjas estar de duelo, como si llevaras mucho tiempo llorando la muerte de alguien.