5 —¿Qué te pasa? —le preguntó el rey.—Soy una pobre viuda —respondió ella—; mi esposo ha muerto.