4 Cuando aquella mujer de Tecoa se presentó ante el rey,a le hizo una reverencia y se postró rostro en tierra.—¡Ayúdeme, Su Majestad! —exclamó.