9 Pero David les respondió a Recab y a Baná, los hijos de Rimón el berotita:—Tan cierto como que vive el SEÑOR, quien me ha librado de todas mis angustias,