5 El rey le preguntó:—¿Y quién es ese que se ha atrevido a concebir semejante barbaridad? ¿Dónde está?