5 Pero el SEÑOR bajó para observar la ciudad y la torre que los hombres estaban construyendo,