3 Al oír que Dios le hablaba, Abram cayó rostro en tierra, y Dios continuó: