29 Pero Abraham insistió:—Tal vez se encuentren solo cuarenta.—Por esos cuarenta justos, no destruiré la ciudad —respondió el SEÑOR.