3 Pero aquella noche Dios se le apareció a Abimélec en sueños y le dijo:—Puedes darte por muerto a causa de la mujer que has tomado, porque ella es casada.