4 Pero como Abimélec todavía no se había acostado con ella, le contestó:—Señor, ¿acaso vas a matar al inocente?a