31 Después se lavó la cara y, ya más calmado, salió y ordenó: «¡Sirvan la comida!»