24 Nos ha llegado la noticia,y nuestras manos flaquean;la angustia nos domina,como si tuviéramos dolores de parto.