26 Vístete de luto, pueblo mío;revuélcate en las cenizas.Llora amargamente,como lo harías por tu primogénito,porque nos cae por sorpresael que viene a destruirnos.