8 Dime, Señor, ¿qué puedo decir ahora que Israel ha huido de sus enemigos?