10 Y el SEÑOR le contestó:—¡Levántate! ¿Qué haces allí postrado?