39 Por eso no podían creer, pues también había dicho Isaías: