27 —Nadie puede recibir nada a menos que Dios se lo conceda —les respondió Juan—.