50 Nicodemo, que era uno de ellos y que antes había ido a ver a Jesús, les interpeló: