51 —¿Acaso nuestra ley condena a un hombre sin antes escucharlo y averiguar lo que hace?