23 Pero el SEÑOR le dijo:—¡Quédate tranquilo! No temas. No vas a morir.