22 Cuando Gedeón se dio cuenta de que se trataba del ángel del SEÑOR, exclamó:—¡Ay de mí, SEÑOR y Dios! ¡He visto al ángel del SEÑOR cara a cara!