50 —Tu fe te ha salvado —le dijo Jesús a la mujer—; vete en paz.