39 Entró y les dijo:—¿Por qué tanto alboroto y llanto? La niña no está muerta sino dormida.