34 Jesús se compadeció de ellos y les tocó los ojos. Al instante recobraron la vista y lo siguieron.