32 Jesús se detuvo y los llamó.—¿Qué quieren que haga por ustedes?