7 Y el polvo se torne á la tierra, como era, y el espíritu se vuelva á Dios que lo dió.