6 Porque la risa del necio es como el estrépito de las espinas debajo de la olla. Y también esto es vanidad.